Toda carrera comienza con un paso. El trote es un deporte que el ser humano ha practicado siempre. No se necesitan muchos implementos, ni sitios especiales, tampoco hay que invertir dinero, más que en un buen par de tennis, pero el trote es principalmente un asunto de voluntad. Es un deporte excelente para practicar en solitario o en pareja, ideal para estar en contacto con la naturaleza, despejar la mente y mantenernos activos. 

Los beneficios de trotar para la salud son muchos más de los que te imaginas, pero hacerlo correctamente es vital para poder obtenerlos sin sufrir ningún tipo de lesión o agotamiento extremo.  

trotar 1

¿Cómo trotar correctamente?

Lo primero que debes saber es que no necesitas correr largas distancias ni muchas horas. 30 minutos máximo 5 veces por semana es suficiente para empezar a cultivar este hábito y empezar a ver los beneficios. Define un horario y unos días a la semana para cumplir este propósito. Si nunca has corrido, no te presiones demasiado. Nadie corre cinco kilómetros sin haber corrido uno. Empieza haciendo a un ritmo suave y ve aumentando a medida que tu cuerpo te lo pida, recuerda siempre hacer un buen braceo, con los puños cerrados, pero no apretados. Mantén el tronco estable y la mirada al frente. Esto evita la fatiga. Trata de no pisar muy duro para no generar tanto impacto en las rodillas. ¡Estás listo para salir a trotar!

Beneficios de trotar para la salud:

  • El trote es un excelente ejercicio cardiovascular, lo cual protege nuestro corazón, mejora la circulación y disminuye la presión arterial.
  • Es adelgazante, tonifica músculos y disminuye medidas y porcentaje de grasa. 
  • Mejora la calidad del sueño pues es un deporte de alto impacto que consume mucha energía, lo cual nos permite dormir mejor. 
  • Disminuye el estrés. 
  • Trotar aumenta nuestros niveles de testosterona, lo cual se ve reflejado en un aumento del deseo sexual. 
  • Reduce el cansancio. El trote nos da una resistencia cardiovascular que mejora nuestro rendimiento físico y, por ende, nos cansamos menos con las actividades del día. 
  • Nos da disciplina pues es un deporte que requiere de un horario y unas rutinas claras para mantenerlo. 

Recuerda que para practicar el trote no necesitas ser un atleta olímpico. No te preocupes por el tiempo ni por las distancias. Empieza por disfrutar del camino y de todos los beneficios que te trae poner tus pies a andar.