InicioMantén tu cuerpo activo y mente sana¿Cómo recuperar el hilo de tus sueños y metas?

Retomar el camino de tus metas sueños solo requiere de tu voluntad.

Todos alguna vez hemos tenido esperanzas sobre el futuro, o anhelos que nos morimos de ganas por realizar. Admitámoslo, necesitamos esas dosis de fe, de proyectos y de sueños para levantarnos cada día, para sentir que hay un destino o un propósito en esas cosas que hacemos en el día a día. 

 

Pero también, a veces, nos perdemos en el laberinto de la vida, dejamos de prestar atención y olvidamos hacia dónde nos dirigíamos en primer lugar, entonces rogamos por un hilo que nos muestre el camino de vuelta hacia nuestras metas. 

 

Aunque no hay caminos universales para todos, nos proponemos lanzarte una madeja que te ayude a encontrar el tuyo y recuperar el ruedo de tus sueños y metas en estos simples pasos:

 

recuperar el hilo

  1. Identifica dónde estás ahora en tu vida:

 

Seguro algunas de las cosas que querías lograr las has logrado ya; y seguro hay cosas que en algún momento quisiste pero que, con el pasar del tiempo, han perdido sentido. A lo mejor también hay cosas que aún deseas y no has alcanzado, y sueños que te parece que ya es demasiado tarde para realizar. 

 

Trata de hacer una lista de todas estas cosas, reconocerlas. Sin juzgar, sin sentirte culpable por nada, solo nombrando.

 

2.Abre espacio en tu caja de hilos:

 

Ahora que has identificado y nombrado los sueños y proyectos que has tenido, trata de identificar cuales resultan irrelevantes, o carecen de sentido ahora. 

 

Ojo, no escuches esa voz en tu cabeza que te dice que ya es muy tarde para empezar, o que jamás serás bueno; la pregunta aquí es ¿qué deseos o metas, ya no reflejan tus anhelos actuales?, o también, ¿cuáles se vieron satisfechos aunque no los hayas cumplido a cabalidad?

 

Agradece el camino recorrido, y desapégate de esas metas parciales, o fantasías nunca realizadas que ahora solo ocupan espacio en tu cabeza. Deja ir lo que ya no es un sueño sino un lastre, una fantasía o una nostalgia.

 

3. Prepara tus agujas:

 

Ya identificaste qué es lo que aún deseas y te decidiste a no dedicar recursos mentales o emocionales a aquellas cosas que, siendo lindas en su momento, ahora te atascaban. ¿Y ahora? Saca tus tres agujas: la primera, la de lo posible, sirve para que los sueños aterricen ¿Qué de lo que quieres puedes hacerlo?; la segunda, la del talento, para saber por dónde empezar ¿Qué de lo que quieres hacer puedes comenzar a realizarlo ahora mismo?; y la tercera, la del aprendizaje, te ayudará a proyectarte, ¿Qué habilidades o conocimientos debes buscar para poder hacer las cosas que no puedes comenzar ahora mismo?

 

4. Dibuja el diseño del tejido:

 

Todo este proceso es un previo excelente para comenzar a tejer nuestras metas, pero lo que sigue es justamente, comenzar a tejer. Estos pasos previos te ayudan a ordenar el taller, pero ahora estos conocimientos deben transmitirse en acciones muy concretas: plantea tus objetivos a corto, mediano y largo plazo; luego divídelos en tareas concretas, empezando por lo que puedes y sabes hacer, dándole más tiempo a lo que requiere que aprendas habilidades nuevas, y aún más lejos en el tiempo, los objetivos que requerirán usar las habilidades actuales y las que tendrás que aprender.

 

5. ¡Comienza a tejer!:

Con un plan definido, y asignando un tiempo semanal a cada una de las tareas que te has propuesto, empieza a hacer lo que puedes, aprender lo que necesitas, y trabajar por lo que deseas. Verás cómo traducir tus sueños a acciones claras te da una sensación de progreso constante, y aun los sueños más grandes y lejanos, parecen posibles cuando te centras en acercarte a ellos un paso a la vez, en lugar de visualizar la distancia que te separa de ellos. Disfruta el proceso y los aprendizajes, y recuérdate a ti mismo que ya es bastante valiente y valioso que hayas empezado a trabajar por ti, no temas fracasar, teme rendirte.

 

 

Recuerda que en EstarBien en Casa podrás encontrar muchos artículos sobre salud, bienestar, entretenimiento y estilo de vida. Esperamos que hayas podido trazar un camino más claro con estos cinco pasos para que nunca te olvides de eso que has soñado siempre y recuperar el ruedo de tus sueños y metas.