InicioMantén tu cuerpo activo y mente sanaRituales para empezar tu día con toda la actitud

“El tiempo pasa muy rápido”. Es una de las frases que más les escuchamos decir a los demás y que también nosotros repetimos con frecuencia. Sin embargo, el tiempo, como está constituido, siempre es igual. Lo que cambia es nuestra percepción de él. 

Nos hemos acostumbrado a vivir el día con afán. Hacemos todo de manera automática, empezamos la semana y ya queremos que llegue el fin de semana, y así, entre afanes y rutinas, se nos pasa la vida sin habernos detenido a disfrutarla, observarla, y dar las gracias por el regalo que es estar vivos cada día. 

rituales para empezar el día 1

Es importante hacer pausas, tomarse todo con más calma, ir más despacio. Hay ciertos rituales que pueden ayudarnos a frenar ese afán, que termina generándonos estrés, ansiedad y convirtiéndonos en autómatas. 

  • Cuando te despiertes abre los ojos y toma consciencia de tu cuerpo, piensa en cómo dormiste, agradece por estar vivo. Tómate 5 minutos para estirar en la cama, o al lado. Evita coger el celular durante este momento. Este es uno de los rituales más efectivos para comenzar el día con mucha energía. 
  • Sírvete tu bebida favorita; café, té, chocolate, agua o jugo. Siéntate derecho y haz ejercicios de respiración durante 5 minutos. Cierra los ojos y visualiza tu día, llénate de pensamientos positivos y guarda esas intenciones en tu corazón durante las próximas horas. 
  • Si vas a tener alguna reunión que te genere estrés, o tienes algún tema que debes resolver ese día: ora, reza o medita, lo que sea que te funcione; y repítete como un mantra “todo va a estar bien”, visualiza el problema envuelto en una luz verde y piensa que pronto se resolverá. 
  • Haz un diario de gratitud. Cada mañana antes de empezar cualquier actividad escribe una línea sobre algo que quieras agradecer, por ejemplo: “hoy estoy agradecido por el sol, por mis hijos, por mi pareja, por mi familia, por el café caliente que me estoy tomando”. Solo una línea cada día. Acude a él cuando no te sientas bien y verás todos los motivos que tienes para agradecer. 

Empezar el día con energía y buena actitud no es tan difícil como parece. Solo es cuestión de tener voluntad y elegir rituales que te recarguen y conecten con tu esencia. 

En un día de 24 horas siempre hay tiempo para 5 minutos de calma e introspección.